Aplicación del ozono médico

Existen otros métodos de administración del gas O2/O3 dignos de destacar. Hoy hablaremos de algunos de ellos: las aplicaciones intraarticular e intraperitoneal y el uso tópico de agua ozonizada.

Aplicación intraarticular

Esta es una forma de aplicación de la ozonoterapia utilizada con frecuencia que ha arrojado magníficos resultados, principalmente en pacientes aquejados por enfermedades reumáticas (osteoartritis, artritis reumatoidea, sinovitis, etc.), 

Entre los casos de éxito se encuentran los reportados por Fahmy (1) en el tratamiento de pacientes con artritis reumatoidea, así como los de Riva Sanseverino (2) y Siemsen (3) en el tratamiento de poliartritis aguda y crónica (osteoartritis de cadera, rodilla, hombro, etc.), en donde la aplicación intraarticular y periarticular de gas ozono produjo a los pacientes un rápido alivio.

Estimula la regeneración del cartílago y promueve la recuperación y regeneración del tejido articular dañado.

Aplicación intraarticular ozonoterapia

Aplicación intraperitoneal

La aplicación intraperitoneal de ozono médico se ha empleado con muy buenos resultados en pacientes con peritonitis, en muchas ocasiones en combinación con autohemoterapia mayor (AHM).

En la práctica clínica diaria no se han presentado complicaciones, incluyendo el embolismo, lo que se debe a que el oxígeno es reabsorbido por el peritoneo sin provocar algún daño o efecto secundario adverso.

 

Experimentalmente se ha demostrado que la aplicación intraperitoneal de gas O2/O3 tiene un efecto preventivo en la peritonitis inducida: en ratones inoculados con gérmenes causantes de peritonitis tratados con un condicionamiento previo de cinco dosis intraperitoneales de este gas se observó una reducción de la mortalidad del 95% al 35%(5)

Esto se debe al efecto inmunomodulador del ozono médico, una mejor respuesta ante el estrés oxidativo del organismo gracias a la activación del sistema antioxidantes enzimáticos y a la eliminación de los radicales libres. Esto fue confirmado en 1999 por Peralta y colaboradores, quienes incluso en un modelo de prueba animal fieron capaces de obtener la protección lcompleta para el daño por reperfusión a través del ozono médico administrado preventivamente, como se demostró por el incremento en los niveles de SOD y glutatión entre otros factores, mencionado por Viebahn, H.(5)

 Mejora tu salud general de órganos vitales