inyecciones de ozono oleozon

oleozon® oral, tratamiento efectivo en la giardiasis experimental

Artículos científicos

Para evaluar el efecto del Oleozón contra la giardiasis, se usaron gerbils machos de 10 semanas organizados en siete grupos:

1.- Control negativo: no infectados

2.- Control positivo: infectados con trofozoitos de Giardia lamblia

3.- Infectados y tratados con aceite virgen

4.- Infectados y tratados con Oleozón

5.- No infectados y tratados con Oleozón

6.- Infectados y no tratados, sacrificados a los 28 días después de la infección

7.- Infectados y tratados con metronidazol

La inoculación fue de 450 000 células (trofozoitos) de Giardia lamblia. El Oleozón indujo una disminución significativa de los trofozoitos en el duodeno, con un marcado efecto parasiticida.

Introducción.

La giardiasis es una de las parasitosis con mayor tasas de incidencia, y se observa un incremento alarmante a escala mundial: alrededor de 2 % aproximadamente de la población europea se encuentra afectada por esta infección.

La efectividad de los tratamientos existentes varía dependiendo de la respuesta inmunológica del paciente, y se reportan fallas crecientes debido a la resistencia de los parásitos.

El aceite de girasol ozonizado tiene un potente efecto germicida que además ha probado ser inocuo por las vías para su utilización en humanos.

El objetivo de este estudio fue profundizar y corroborar el efecto del Oleozón® oral como posible terapia para la giardiasis experimental.

Materiales y métodos.

Los tratamientos empezaron a administrarse entre 7 y 10 días después de la infección. Se realizaron 10 aplicaciones, una diaria, de los productos evaluados. Fueron planificados tres sacrificios, en el tercer, sexto y décimo tratamiento, para extraer y analizar los primeros 10 cm del duodeno.

Resultados y discusión.

En el grupo infectado y tratado con Oleozón (4) hubo una disminución muy significativa en el conteo de trofozoitos después del tercer y sexto día de tratamiento, con una efectividad del 98,5 y 97,2 % respectivamente.

El examen anatómico patológico demostró una disminución de la intensidad de la infección muy significativa para el grupo 4 respecto de los grupos 2 y 3, durante la tercera y sexta aplicaciones.

No se encontraron diferencias significativas en la atrofia de las vellosidades e inflamación epitelial, a pesar de la presencia de trofozoitos.

A partir del tercer día de tratamiento los resultados demuestran que el Oleozón y el metronidazol tienen similar efectividad en el modelo utilizado.

Este resultado brinda la posibilidad de valorar al Oleozón como terapia alternativa para el tratamiento de la giardiasis teniendo en cuenta, además, la resistencia adquirida por los parásitos a los compuestos derivados del imidazol.

Por último, aunque los porcentajes de efectividad para el tratamiento con Oleozón oral son elevados, la parasitosis no es eliminada en su totalidad, lo que evidencia que 10 aplicaciones no fueron suficientes.

El modelo experimental, sin embargo, no permite prolongar el tratamiento, a causa de la desparasitación espontánea que se produce en los jerbos.

Conclusiones.

El Oleozón oral puede considerarse una nueva alternativa terapéutica para la giardiasis experimental, lo cual sienta las bases para la introducción de este producto como antigiardiásico en la práctica clínica.

Leer texto completo en su fuente original

Ir a publicación original